Ana Sofía Celedón Santos
y Natalia Santos Rios(Mamá)

PLAY DANCE ES MI FAMILIA, MI MOTOR, ELLOS HAN SIDO EL MAYOR APOYO EN MI VIDA JUNTO CON MI FAMILIA

Mi historia comienza hace casi 17 años, siendo una niña de tan solo 2 años que lo único que buscaba era moverse, reírse y sobre todo BAILAR. Mis papás tomaron la decisión de buscar un lugar el cual se sintiera como nuestra casa, un lugar en el cual yo estuviera tranquila. Luego de hacer algunas búsquedas encontraron en el Centro Comercial El Tesoro un lugar que estaba lleno de danza, de música y del color rosado, este lugar era PLAY DANCE… ¡Ellos me cuentan que instantáneamente hice click!

Dicen que el primer profesor de un bailarín es el más importante ya que es el que establece las bases y la pasión por el baile en un niño, en este caso mi primera profe fue Cata Botero y siempre siempre estaré eternamente agradecida con ella, gracias a Cata entendí que era un parabrisas, que significaba un kick ball change, un pase, pude lograr mi primera coreografía y sobre todo lo más importante, encontrar mi pasión por el baile.

Pasar de ser una simple bailarina a ser en Play Dance una bailarina V.I.D (Very Important Dancer). Esto fue un gran paso para mí, recuerdo que mi audición consistió en recrear una presentación de un concierto de la banda Rebelde, recuerdo pasar muchas tardes después del colegio repasando una y otra vez porque sabía que pronto llegaría el día de la audición en la cual tenía que bailar frente a Cata Botero como una de las jueces, lo cual me ponía los nervios de punta… ¡Era mi primera audición! Llegó el día y comencé mi audición, recuerdo que se me pasó súper rápido el tiempo mientras bailaba, cuando terminé vi que Cata comenzó a llorar, yo no entendía qué pasaba y me puse a llorar también porque pensaba que lo había hecho horrible… Resulta que no, le gustó tanto que lloró. Terminé pasando al grupo V.I.D.

Para contar esta historia es muy importante tener en cuenta a las personas que han estado en mi vida durante todo este proceso. Comenzando por mi familia, mi motor, ellos siempre han sido el mayor apoyo en mi vida como bailarina, acompañándome a cada clase, cada ensayo hasta tarde, incluso se quedaban conmigo viendo las clases de las “niñas grandes“, esas niñas que ya son mamás… Estoy hablando de las profes como Pauchi, Saris Calderón y Cata Botero; otros personajes muy importantes en mi vida en el mundo rosado. Coincidencialmente, en el colegio en el que comencé estudiando, el Montessori, había estudiado Cata, pero una persona muy importante es Juliana Uribe, con ella establecí una amistad en el colegio y luego ambas terminamos en Play Dance juntas, bailando y convirtiéndonos en uña y mugre. Estábamos en todas las clases juntas, en cada actividad de parejas nos hacíamos juntas, terminamos también entrando a la Liga de Gimnasia juntas… Mejor dicho haciamos todo juntas y en este momento estamos teniendo la increíble oportunidad de aprender las dos en el proceso de asistencia a cómo ser una profe, más que todo una profe Play Dance.

Gracias a Play Dance he tenido un número increíble de oportunidades, haciendo un pequeño recuento he podido ser parte de: Travel and Dance en el año 2016 en donde fuimos a NYC, y en el año 2018 en donde tuve la maravillosa oportunidad de hacer parte de un proyecto para Maaji Swimwear en Miami, baile junto a otras bailarinas de Play Dance increíbles, entre ellas las profes Caro Martinez, Cami Botero y Cata León. Participé en diferentes presentaciones, algunas de Play Dance que se realizan anualmente en donde he tenido la maravillosa oportunidad de ser parte y de lograr ser mamá madrina, o algunas por fuera, como en el Jardín Botánico, realicé varios flashmobs, bailé en Oviedo es danza, y una de las más representativas fue participar del show de navidad presentado por el Centro Comercial El Tesoro.

Para poderle dar un fin a este pequeño pedazo de lo que ha sido mi recorrido por el mundo rosado, el mundo de la danza y el mundo Play Dance, me parece muy importante mencionar la perspectiva de todo esto desde cómo lo ve mi mamá, la persona que ha estado desde siempre y la persona que siempre ha estado detrás del Teatro Metropolitano ayudando a todas las bailarinas a que su maquillaje y peinado esté perfecto, que coman bien para que no les de un patatus bailando… En fin, ella podrá contar mejor cómo ha sido su recorrido.

Perspectiva de Natalia Santos (mi mamá):

Alguien una vez me preguntó: ¿Por qué llevas a tus hijas a clase de baile? ¿Por qué inviertes tanto tiempo y dinero?

Estas preguntas y pensar en sus múltiples respuestas me han acompañado durante casi 17 años de llevar, de traer, de dormir en el carro, de estudiar en él y de esperar horas y horas a que terminen sus clases. Pero hoy después de mirar atrás evalúo todos esos momentos como inversiones, porque cuando mis hijas estaban tan cansadas lo hacían una y otra vez, aprendieron a trabajar en equipo, a saber que es tener disciplina y constancia, aprendieron a manejar las emociones, las frustraciones y a concebir los triunfos o derrotas a través del esfuerzo. Además, pude acompañar tras bambalinas presentaciones y actos de clausura en donde preferí, en vez de sentarme a ver el show, observar la magia tras de él, ver a cada bailarina corriendo, cambiarse de vestuario, ayudarles en ese proceso y admirar el resultado de poder demostrar ante un público, sonrientes y sueltas, la magia de la danza. Hoy me siento orgullosa de recoger los frutos que la práctica de la danza le han dado a mis hijas, mujeres reales con grandes valores como el esfuerzo, disciplina, trabajo, responsabilidad y ética profesional.

Finalmente entendí que haber llevado a mis hijas por más de 17 años a Play Dance fue la mejor decisión que como madre he tomado.

¡GRACIAS PLAY DANCE!

Familia Celedón Santos